domingo, 15 de mayo de 2016

EN UN MINUTO ESTÁS AQUÍ

En la última conversación que tuve con mi padre, a sus casi 80 años, recuerdo que mientras caminaba hacia el interior de su casa dándome la espalda, giró su cabeza para mirarme y me dijo: "en un minuto estás aquí", refiriéndose a sus años y como tratando de advertirme que no me relaje tanto para comenzar a vivir, porque de pronto nos quedamos sin tiempo...
Ayer fui a ver a Carlos Perciavalle en su espectáculo donde hace un dulce y melancólico homenaje a China Zorrilla y a su propia trayectoria junto a ella. Más allá de las bellas y divertidas anécdotas que relata de su propia vida junto a la actriz, y a pesar de reiterar con claridad lo feliz que se siente por haberla vivido como lo hozo, pude ver en su sonrisa y en el tono de su voz una profunda melancolía y temor por estar ahí, justamente ahí, tan cerca de la última hoja de su propia historia. No pude dejar de recordar las palabras de mi padre, que también reía, pero no era la misma risa que escuché en su juventud cuando aún tenía muchas hojas de sus historia por escribir, ni la misma de Perciavalle teñida de melancolía por la feliz vida que dejará cuando llegue la hora.
Esto me hizo pensar y me dio muchas ganas de escribirte y decirte lo siguiente:
"No esperes más. Lo que sea que estés postergando a la espera de un mejor momento, ya no lo postergues, no existen los mejores momentos, el mejor es este y siempre es bellamente inoportuno. Solo hazlo. Deja de sacrificar tanto tiempo, que se transformará en TODO TU TIEMPO, en hacer cosas que no te suman, que no te cumplen sueños, que no te hacen plena, ¡y corre ya por esa vida que dejaste en suspenso!. ¡VIVE YA!, ¡AHORA!. No te postergues más. Anímate, solo serás feliz".
¿Por qué somos tan cobardes?. Nadie quiere llegar a la última estrofa de su vida, pero al menos si pudiéramos llegar con la melancolía de tener que dejar una historia que nos hizo feliz, y no con la angustia de haber perdido la oportunidad de serlo. Yo le creí a Carlos Perciavalle que fue muy feliz, porque todos fuimos y somos testigos que hizo y elige hacer y ser lo que lo hace feliz, aunque no pueda ocultar el temor que le aflora por un final que ya no está tan lejos. ¿Pero nosotros?, ¿vos?, ¿yo?, ¿vivimos según nuestros sueños?, ¿qué tan cerca o qué tan lejos estamos de hacerlo?. Por eso, mi reina: "no sigas postergando nada y no sigas aguantando nada. A la vida no hay que postergarla y menos aguantarla. Hay que vivirla como más nos haga felices y con quienes nos hagan felices.
Recuerda: en un minuto estarás ahí, en tu última hoja. No escribas una vida sin pasión, sin riesgos, sin tus mejores e inolvidables desiciones".

12 comentarios:

  1. excelente Verónica, en eso estoy, en el camino de lo que me hace verdaderamente feliz!!! gracias por compartirlo!!! te admiro profundamente y sigo tus clases día por medio!!!

    ResponderEliminar
  2. TEMEBROSAMENTE REAL Y CIERTO ,ADMIRO TU SENSIBILIDAD TU CAPACIDAD PARA COMUNICAR Y TU INTENCION ,NOTO CON ESTO QUE SOS MUCHO MAS DE LO QUE PODIA PERSIVIR,MUCHO AMOR Y PAZ PARA VOS Y NADA TIENE QUE VEL EL HIPPISMO JAJAJA BESOS.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. TENEBROSAMENTE REAL Y CIERTO ,ADMIRO TU SENSIBILIDAD TU CAPACIDAD PARA COMUNICAR Y TU INTENCION ,NOTO CON ESTO QUE SOS MUCHO MAS DE LO QUE PODIA PERSIVIR,MUCHO AMOR Y PAZ PARA VOS Y NADA TIENE QUE VEL EL HIPPISMO JAJAJA BESOS.

    ResponderEliminar
  5. TENEBROSAMENTE REAL Y CIERTO ,ADMIRO TU SENSIBILIDAD TU CAPACIDAD PARA COMUNICAR Y TU INTENCION ,NOTO CON ESTO QUE SOS MUCHO MAS DE LO QUE PODIA PERSIVIR,MUCHO AMOR Y PAZ PARA VOS Y NADA TIENE QUE VEL EL HIPPISMO JAJAJA BESOS.

    ResponderEliminar