martes, 8 de marzo de 2016

YO, MUJER

Hoy es el día de la mujer...
¡Había que ponernos un día para que la humanidad pueda lavar un poco las culpas!.
Pensé: ¿qué me pasa con esto?, ¿qué decirles a mis amigas mujeres del mundo?, ¿felicitarlas?, ¿por qué?, ¿por un día que se acuerdan de nosotras?. Voy a hablarles de mi experiencia como mujer, de lo que ellos y ellas me hicieron sentir por ser mujer:

Nací mujer y me encanta, pero no puedo hacer la vista gorda del precio que se paga por serlo. Voy a ir cronológicamente, desde los recuerdos de mi infancia, donde la discriminación ya se evidenciaba con claridad para mí.

La primera desilusión la tuve el día que, jugando con libros viejos, encuentro una carta de mi padre a mi madre en la que le decía algo así: "estoy tan feliz con la llegada de Rodrigo"... Ese era mi nombre masculino. Sentí que había defraudado mucho a mi padre por no haber sido un varón. Recibí el mensaje muy claro que un varón era mejor que una nena y y del puño y letra de mi propio padre.

La segunda vez que sentí que la sociedad me ponía en un lugar inferior por ser nena fue en cuarto grado. A mi me gustaba mucho un niño, pero como él no me decía nada, decidí hacerlo yo. No veía ninguna razón por la cual no lo hiciere, es más, hasta pensé que tal vez si él era tímido y gustaba de mí yo le facilitaría la cosa. Entonces, un día a la salida de la escuela, me acerqué y le dije: "me gustás, ¿querés ser mi novio?". No supo que decir, se petrificó. Pero lo peor fue la reacción de los niños que me escucharon. Se burlaron de mí y decía cosas como: "eso no preguntan las nenas, ja, ja, eso es cosa de chicos, ja, ja".  Mi príncipe salió corriendo y yo levanté mi cabeza y caminé sin detenerme hasta mi destino, muerta de vergüenza y sin entender por qué habrían cosas que no podíamos "decir" las nenas, si se trataban de nuestros sentimientos. Pasaron años hasta que entendí que las mujeres no se declaran, que esperan pasivas hasta que "ellos" lo hacen, que si lo hacemos somos "locas".

Pero la peor sensación a la que me enfrenté como mujer es ver, sentir y oír a mujeres rechazando a mujeres. El odio con que  putean a otra mujer en la calle, manejando por ejemplo, es único, se vuelven machos y destilan veneno contra sus pares.

A la hora de elegir un profesional, las mujeres prefieren varones: personal trainer, peluqueros, modistos, entre otras profesiones. Siempre dije que si hubiese sido hombre me habría llenado de oro, porque se me pegarían las alumnas como moscas en la miel. Cuando comencé mis programas de gimnasia en TV se llenaba la casilla de llamados de mujeres que me ofendían sin razón...

Me ofende terriblemente que en todas las publicidades de productos de limpieza siempre son mujeres las que limpian: ¿por qué al varón lo ponen como en el rol del marido agradecido o en el del detergente salvador?. Debería haber una ley en la que se obligue a hacer las dos versiones, en una limpia ella y en la otra limpia él. Para pensarlo ¿no?. Se habla mucho de la discriminación y la violencia de género, pero que sigan haciendo propagandas de limpieza destinándole a la mujer el personaje que limpia la mugre de toda la familia y al varón el del beneficiado, es violento. Yo tuve que explicarles mucho a mis hijos que la limpieza no es una cuestión de género, que las propagandas se olvidaban de hacer la versión donde el varón limpia y la chica es el detergente.
Hoy tengo un hijo y una hija que limpian por igual. Mi hijo NO se queda sentado esperando que la novia levante la mesa y lave los platos mientras él disfruta el descanso y la TV. Mi hijo es hombre, no un discriminador.

Me llama la atención como seguimos pensando en "mujeres" a la hora de pensar en "mucamas". Somos nosotras las que ponemos a otra mujer a limpiar nuestra mugre.

Una vez a una paciente mía le suena su celular mientras entraba a mi consultorio y escucho: "Estoy entrando a lo de mi KINESIÓLOGO.....". Yo no pude dejar de preguntarme: ¿hasta cuando vamos a seguir siendo inferiores para nosotras mismas?.... No se con quién hablaba, pero me quedó claro que a ella le daba más estatus decir kinesiólogo que kinesióloga. Para pensarlo.

Hay un locutor de radio, que no voy a nombrar, muy grosero que un día dijo: "las minas se creen que porque limpian, trabajan. Eso no es trabajar. Se rascan los huevos a cuatro manos y encima se quejan...". Como se nota que jamás limpiaron, porque solo las y los que lo hacemos sabemos lo que duele el cuerpo y lo que cansa.
¡Cuanto maltrato hay que seguir escuchando y viviendo!.

Una vez, cuando era muy jovencita sentí ganas de tener sexo con un muchachito de las clases de teatro a las que asistía, entonces, fiel a mi personalidad, se lo hice saber. Claro que yo era muy bonita y él no se resistió. Pero ¿saben qué pasó?: nunca más me habló, me miraba como a una puta leprosa. ¿Hasta cuando vamos a ser mal vistas por tener los mismos deseos que los caballeros?.

De todos modos y a pesar de haber superado mi baja autoestima hace mucho y de tener muy en claro que ser mujer es maravilloso, creo que aún tenemos un  caminito por recorrer si queremos la igualdad de género y el respeto. A nosotras les hablo, porque somos nosotras las que tenemos que estar convencidas de eso.

Ser mujer es tener el mismo derecho de decirle a los varones "me gustas", sin que por ello tengamos que graduarnos de locas.
Ser mujer es compartir el detergente con el otro género sin sentir que abandonamos a la familia.
Ser mujer es sentir las mismas ganas de tener sexo sin que por ello tengamos que recibirnos de putas.
Ser mujer es sentirse confiable y elegirnos con confianza como profesionales.
Y para la envidia de los señores, les digo que ser mujer ES MARAVILLOSO a pesar de todo.

¡FELIZ DIA MIS REINAS! 




5 comentarios:

  1. muy bueno, coincido, hace unos dias te dije que te admiraba y lo reitero gracias por todo lo que me enseñaste!!. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Estas nmuy resentida, soy mujer ama de casa, profesional, no tengo mucama, no me gusta la palabra mugre que usas para referirte a lo que hay que limpiar en una casa, mis hijos y mi marido colaboran, los padres nos quieren como somos, yo no se si mipapa preferia o no que fuera varon, eso es una cosa intima de tus padres, en todo caso. Me gusta ser mujer con las diferencias que eso implica,con todo, los varones tiene que llevar a cabo sus luchas, tambien y tienen cuestiones que nosotras no podemos comprender del todo. Mas amor , menos enfrentamiento, no uses tantas palabras feas, no se por que si no es tu estilo... Afloja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro por ti que seas tan feliz con tu vida de mujer, pero eso no hará que otras mujeres dejen de tener sus opiniones. A mi me sigue reventando que hallan publicidades de limpieza dirigidas solo a nosotras y eso no quiere decir que no me guste limpiar!. Gracias por compartir tu opinión. Pero yo solo opino sobre mi vida, y no no estoy resentida, todo lo contrario, porque me atrevo a decir lo que pienso y respeto lo que a los otros les gusta. Nunca dije que en mi casa los varones no limpian, de hecho lo hacen, igual que las chicas. Se resiente quién no puede tener ni vivir lo que desea y yo tengo y vivo lo que deseo.
      Besos.

      Eliminar
  3. que bellesa sos verónica ,te comería toda toda ,no sabes como me pongo cuando te veo por tv , me ratoneo mal te imagino en tanguita ,te besaría todo ese cuerpito hermoso que dios te dio

    ResponderEliminar