domingo, 16 de marzo de 2014

¡DALE, COMÉTELO, DE VEZ EN CUANDO NO PASA NADA!


El problema es: si puedo definir en “tiempo” qué significa “de vez en cuando”, es decir: ¿a cuánto tiempo nos referimos cuando decimos “de vez en cuando”?, porque no es lo mismo darse un gusto cada 24 horas, cada 8 horas, cada 72 horas, una vez por semana, cada 15 días, una vez por mes, etc. Yo descubrí que las personas que dicen: “me doy un gustito de vez en cuando” desconocen la realidad de cuán periódico se dan ese gustito y que lo hacen más a menudo de lo que imaginan.
Creemos que tenemos el control y el conocimiento de todo lo que metemos en la boca, pero te aseguro que no es así. Un día me tomé el trabajo de tratar de recordar todo lo que puse en mi boca desde ese instante hasta tres días hacia atrás y fue terrible, no podía recordar con claridad, es como cuando te despertás y se te van borrando los sueños, como si fuesen informaciones no trascendentales, y que el cerebro decide no recordar para no almacenar info innecesaria.
Cuando comencé a prestar atención de la periodicidad con la que me daba gustos, descubrí que lo hacía más seguido de lo que pensaba, no solo eso, además me sorprendí por la necesidad que tenía mi organismo de darme aquellos gustos. Cuando traté de frustrar muchos de esos impulsos sentí, con claridad, cómo me subía la ansiedad a niveles casi desesperantes. Entonces, darme un gustito, no es una decisión que surge de mi libertad de elección, sino, por lo contrario, surge de la necesidad orgánica neuroquímica que aflora, cuando los componentes químicos de ese alimento que deseo comer, descienden en mi organismo, o sea que: ¿me doy un gustito de vez en cuando o calmo mi  adicción a ciertos alimentos?.
¿Qué hice con esta revelación?. En primer lugar traté de observarme con qué periodicidad sentía la necesidad de darme gustitos. Luego traté de frustrar los que consideraba que estaban muy próximos al último gustito que me había dado. Si no los podía frustrar apliqué mi “plan canje”, es decir: por otro alimento parecido pero saludable y natural. Cuando pude tener bajo control los períodos de tiempo con los que me daba gustitos, recién ahí pude saber y decidir, con libertad, cuándo y me doy un gustito.
Pero me parece interesante, compartir contigo, esto de darnos cuenta que no tenemos el control del acto de darnos un gustito, como tampoco son tan de vez en cuando como creemos. Ya que si reconocemos que algo se nos está yendo de nuestras manos, ese es el principio para poder comenzar un cambio.

Mis tips para destrabar el problema

1.     1º observo cada cuánto tiempo me aparece la necesidad de darme un gustito.
2.     2º Trato de frustrar la acción de darme un gustito que considere muy próxima a la anterior y observo qué siente mi organismo.
3.     3º Si siento que me sube la ansiedad y no la puedo controlar acudo al plan canje.
4.     4º Frustro la mayor cantidad de actos de darme un gustito, por un período de tiempo prolongado, hasta sentir que no estoy bajo el dominio de una adicción, que “puedo” no dármelo sin sentir que desespero.
5.     5º Finalmente me doy un gusto cuando siento que me lo merezco y no sufro si debo frustrarlo.


Afirmaciones

Frustrar el acto de darme un gustito me hace sentir fuerte y poderosa.

El poder es mío.

Las adicciones me roban el poder.

Darme un gustito es un acto de libertad, jamás volverá a ser un acto de abstinencia.

Si sé lo que me pasa lo puedo cambiar.

Si me engaño me pateo en contra.



10 comentarios:

  1. hola vero, es solamente para saludarte y manifestarte mi admiracion por lo SENSIBLE, INTELIGENTE Y LINDA QUE SOS, es dificil encontrar todo en una sola persona, me encantaria que subas programas de años atras porque me gusta mucho verte....... un beso grande MUÑECA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, tenés mucho en You Tube y en mi Face oficial público

      Eliminar
  2. ¡Qué lindo que lo compartas vero! Porque a veces somos egoístas y queremos mantener el secreto. Así nos animás a ser más generosos y compartir cosas que valen la pena. Besos. Raquel

    ResponderEliminar
  3. que lindos piropos te mandan, te los mereces, siempre miro tus notas me hacen muy bien, garcias vero

    ResponderEliminar
  4. Cuanta razón ! Ese es mi problema ! Me quiero dar gustos todo el tiempo... y noto que en verdad al privarme de ellos me pongo muy ansiosa. Me vienen barbaro tus consejos... Gracias !

    ResponderEliminar
  5. que buenos consejos cariños!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!♥

    ResponderEliminar