jueves, 19 de enero de 2012

ASÍ NACIÓ MI "VERLER"

Me cuesta rebobinar los hechos de mi vida y armar la secuencia del pasado. No tuve un marco afectivo apropiado para poder crecer sin dolor y sin tantas lágrimas. Pero lejos de querer hacer un tango trataré de contarles los hechos que me llevaron hasta aquí, un  lugar que hoy disfruto mucho y que también me hace renegar. Una cosa para compartir es que en el camino de la vida vas aprendiendo que no existen las vidas color de rosa, y eso es muy bueno, porque cuando te das cuenta de ello ya no deseas la "suerte" de nadie. Es en ese punto en donde comienzas a aprender que ser feliz es relajarse y no olvidarse de disfrutar cuando las cosas están bien y transitar las dificultades en calma. Bueno, después de esta intro que me humaniza comienzo mi relato: 
A los 22 años tomo una de las decisiones más trascendentes de mi vida: dejar de bailar. Algo golpea mi alma y decido abandonar el mundo de hadas y tules para formar parte del mundo común y cotidiano. Busqué trabajo pero no conseguía nada ya que NO SABÍA HACER NADA más que bailar. Así es como entro a trabajar en el único lugar que me abre las puertas: una fábrica textil. Trabajé de operaria unos años y en los últimos 2 de 5 terribles y durísimos años, realicé trabajos de oficina. Otro día les escribo con más detalles mi vida en la fábrica, porque no tiene desperdicio. Fue duro, algo así como descender al infierno, pero todos sabemos que para subir, primero hay que bajar. Me levantaba a las 3 de la mañana porque entraba a las 6 y para llegar tenía que tomarme 3 colectivos que me trasladaban a más de 2 horas de distancia de mi casa. Y a pesar de tardar otras dos horas o más en regresar, después de 9 horas de trabajo sentada en una máquina de cocer caliente que me hinchaban las piernas como batatas, yo sabía que si me "tiraba" en la cama  al llegar a casa, jamás saldría de esa situación, asique me duchaba, me ponía linda, "color", "perfume" y trataba de seguir con mis sueños. Estudiaba teatro los Sábados y cuando podía pagarme las clases de danza lo hacía, pero estas eran muy costosas para una operaria textil, asique me las arreglaba con una silla que hacía de "barra" y en mi pequeño departamento alquilado comenzó a diseñarse lo que algún día  sería mi profesión. Lo que hacía era muy bueno, mi cuerpo comenzaba a recuperar su forma estilizada, su tono, su gracia, etc. Pero a pesar de darme cuenta que estaba desarrollando algo que le haría bien a mucha gente, no fue tan rápido ni lineal el camino. De pronto sucede otro hecho que me lleva a tomar otra decisión crucial en mi vida: Berlusconi, sí el italiano, me elije para un personaje de una novela. Resultó que uno de los cientos de casting que hice en busca de trabajo como actriz llegó a Italia y fui una de las elegidas. Sin dudarlo me lanzo a la oportunidad y renuncio a la fábrica. "Manuela", la novela duró un año. Fue un año maravilloso, lleno de aprendizaje, de sueños, de luces, de maquillaje y también de angustias y sombras, por supuesto, nada es perfecto. Asique luego de trabajar a diario con famosos y consagrados como Grecia Colmenares, Jorge Martínez, Gabriel Corrado, Marita Ballesteros, María Rosa Gallo, etc., un día la magia llega a su fin y nuevamente me encuentro en otra encrucijada dura de la vida. Allí estaba sin trabajo y con muchas cuentas que pagar, entonces, ni quieta ni perezosa acudo a mi habilidad manual como "costurera" y me pongo a hacer muñecas de mimbre vestiditas de aldeanas con imán para las heladeras, también hice bijou, y salí a vender a la calle, hasta que un día la vida me cruza con un amor al que seguí sin dudar, otra encrucijada, otra decisión. Con él viví 1 año de princesa, tenía una bella casa, buena comida y un gran amor. Ya no trabajaba, estudiaba teatro y a pesar de moverme de canal en canal mi panorama actoral no se definía. Una noche negra, ese hombre que me había prometido amor eterno me dice: "quiero que mañana a la mañana te vallas". Para hacerla corta y para ir "redondeando" como decimos en TV, me encuentro viviendo nuevamente con mi madre, sin amor y sin dinero. Una noche triste en medio de un baño de inmersión en la pequeña bañadera y mirando al techo con los ojos llenos de lágrimas le pregunto a Dios en voz alta: ¿qué me estás pidiendo que HAGA que no te puedo escuchar?. La angustia me ahorcaba, mi vida era un vacío enorme, después de tanto no tenía nada. Entonces escucho una voz tan claro como el agua: "HACÉ LO QUE SABÉS HACER". De pronto lo entendí todo y salté de la bañadera como una tromba. Dios me acababa de conectar con mi camino. Esa noche supe que tenía un don, y no lo dudé, recordé a "mi silla" y mi gimnasia con técnica de barra en los tiempos duros de fábrica y el alma me volvió al cuerpo. Ese fue el principio. El resto lo dejo para otro momento. Pero no puedo dejar de contarles que la segunda buena noticia de esa noche  fue que conocí a mi esposo, mi verdadero amor. Otra encrucijada...
Con el cariño de siempre a mis seguidores, Verónica Lercari



26 comentarios:

  1. Estela Martha Fleitel20 de enero de 2012, 0:41

    Hay Verooo...qué hermoso conocer tu historia de vida, tenemos que aprender de minas fuertes como vos, me siento identificada en un montón de cosas...Y es verdad, la vida no es color de rosa, se construye todos los días...TE DESEO LO MEJOR DE ESTE MUNDO...mucha luz y amor para vos y los tuyos!!

    ResponderEliminar
  2. Un abrazo enorme para vos, Vero. Se te nota un montón que sos una luchadora y eso que transmitís hace que se te respete mucho. Además se te quiere, porque nos das belleza a través de LO QUE SABÈS HACER.
    Gracias por compartir la historia./Patricia.

    ResponderEliminar
  3. ....no!!!...yo quiero saber como sigue la historia!!...Como lo conociste a El? Como siguio la historia de la silla hasta la tele...
    Patricia (otra)

    ResponderEliminar
  4. Siempre supe que en esta locura que me embarque :ser una de tus instructoras, tenia mucho que ver y siempre lo pense que tuvimos historias de mucha lucha , altos y bajos y siempre salimos de lo mas hondo y aprendimos a disfrutar de lo bello de la vida , estoy escribiendo desde el corazon , se que tenemos una locura a
    particular: lepondemos honda a la vida y sobre todo seriedad en lo que hacemos, y que lo hacemos con todo el amor
    Sigamos adelante que Dios y la vida quiere lo mejor para todos un Beso GRaicela Sola de Rosario

    ResponderEliminar
  5. vero soy un fan tuyo,siempre digo que vos sos mi referente de mujer, por tu ternura, tu inteligencia y porque tenes un cuerpo que me encanta, sos preciosa, ahora leo parte de tu historia y no sos tierna, sos super tierna,me llamo javier voy a cumplir 41 AÑOS...........un beso grande HERMOSA

    ResponderEliminar
  6. hola veronica, te admiro profundamente, sos un ejemplo a seguir..<3

    ResponderEliminar
  7. increible historia. Una novela!! pero tu relato nos motiva a todos. Gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar
  8. Ya saben hay tres simples razònes
    1) vero es famosa
    2) nadie se le ocurra a copiar su metodo
    3) verler es pasion

    ResponderEliminar
  9. Me siento muy inspirado por usted, soy estudiante de diseño grafico y artes visuales y admiro las personas que sobrepasan la enseñanza de su practica, y enseñan sobre la vida, y aparte lo hacen con humor, espero que se la pueda ver mas seguido por la tv.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias y perdón por responder tan tarde!! Estoy en TV. Canal Metro Sábados 16,00 hs. o por youtube

      Eliminar
  10. Hoy aburrida en casa comence a cambiar de canal y me detuve en tu programa Vero.. la verdad me encanto tu forma de enseñar a cuidar el cuerpo ..yo tengo 54 años jamas e hecho gimnasia y tu gim se ve muy practica ...gracias ..me alegraste el dia ...me gusto leer tu historia ....

    ResponderEliminar
  11. ME RESULTA MARAVILLOSOS TU ANDAR TU ENCUENTRO Y DESENCUENTRO CON EL AMOR, MI NIÑA SIN DUDA ERES LUZ, ME GUSTA TU FUERZA Y TU QUEBRANTO, ESA AUSENCIA DEL DRMA QUE RELATAS PROQUE AUNQUE DOLOROSO TU CON TU COLOR TAN ESPECIAL NOS DAS PAUTAS IMPORTANTES PARA SEGUIR SIENDO BELLAS Y SALUDABLES, PERO AUN MAS MUJERES GUERRERAS Y CREATIVAS, CREYENTES Y ESPERANZADAS. BESOS PRINCESA PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD.

    ResponderEliminar
  12. hola veronica. te conoci cuando tenia 16 años, te seguia por tv y realmente me senti alentada a mejorar con tu gimnasia es bueno volver a escuchar tus consejos y clases , es como escuchar una voz familiar, saludos y bendiciones

    ResponderEliminar
  13. Rosa ama Vargas C.6 de mayo de 2017, 14:58

    Hola Veronica Desde que te conoci hace 15 años, te admiro por tu fortaleza, tu entusiasmo por seguir adelante y por compartirnos tus conocimientos y tu gimnacia, para mi tu gimnacia es la mejor, la forma en que la compartes es sensacional. y los beneficios de Gimnacia Verler son fantasticos.

    ResponderEliminar
  14. Que gran talento Dios te dio... La gente de Fé siempre llega a su destino!
    Felicitaciones!!!

    ResponderEliminar
  15. Que hermosa historia! Tengo 30 años y te conocí cuando tenia 15, te miraba todos los días. Desde ayer, estoy retomando tus clases por videos. Gracias por todo y sobre todo por inspirar tanto! Me emocione con tu historia, la vida no es perfecta para nadie. El tema es quien la afronta y le gana a las adversidades! beso y abrazo a distancia!

    ResponderEliminar
  16. Verónica, me encanta cómo sos y te agradezco por compartir tu historia de vida con nosotros los que te seguimos y admiramos!
    El universo te colme de esa energía con la que te movés!
    Seguí brillando ESTRELLA!

    ResponderEliminar
  17. Tengo los ojos llorosos...Dios te bendiga siempre, junto a tu familia!!!
    😘🌹😘🌹

    ResponderEliminar